El “Sensei”.

Otro flash, en estos días, la verdad que tener gente con pensamientos tan profundos a uno lo hace pensar. Ahora llueve en la ciudad y este estado del clima lo pone a uno un poco más pensante. Por eso transcribiré la idea de un, llamémosle, “Sensei” de la vida. Sin saber dónde adquirió esos conocimientos tan profundos, supongo que lo ha hecho a la manera socrática pero sin un Sócrates, seguramente, con la “mayéutica”, que es “ayudar a salir desde adentro” -referido al trabajo de la partera- transportado al pensamiento.” la calle, la vida, la experiencia en ella adquirida influye indudablemente en la idea que, como adelante, compartiré con ustedes.
la vida, ante la pregunta ¿qué es?, podría, analógicamente, decirse  es una sucesión de habitaciones, cada una de ellas con dos puertas, la 1 y la 2; vos, ser humano, ser viviente, actor principal de la vida entras en la habitación -estas en la vida- y debes elegir puerta 1 o 2; eliges la 1, entras en otra habitación, con otras dos puertas, 1 y 2, debes elegir nuevamente, eliges la 2-; así, entras, nuevamente, en otra habitación con otras dos puertas, 1 y 2, eliges la 1; y así finitamente, digo finitamente porque sabemos que la vida se acaba, hasta que un día quedas inmóvil en uno de esos cuartos, es decir, mueres. Podemos decir, entonces, que la vida es una sucesión de cuartos en los que entramos por propia elección. elegimos entre puertas que se nos presentan sin mostrarnos el interior del cuarto en los que podemos entrar, prevemos, sin embargo, que puede pasar pero nunca la idea previa de la elección hecha es acabada, sino hasta que entramos. La vida es una sucesión de elecciones entre distintas opciones donde podemos equivocarnos en una, o en muchas, y no podemos volver al cuarto anterior pero podemos, en la próxima elección, teniendo en cuenta la anterior, tomar buenas opciones, hacer buenas elecciones.
el “sensei”, con ese aura de energía sabia, me transmitió esta idea, que salvando algunas modificaciones o, mejor dicho,  perfecciones -que no me veo capacitado a hacer- es sencillamente una forma de ver acabadamente la vida, entenderla y transitarla de forma más responsablemente.
Así, esta persona, que llamamos o, que yo llamo, “sensei” de una manera muy natural da enseñanzas que si uno escucha, piensa, evalúa y estudia puede queriendo o sin querer transitar la vida de una manera mejor o, por lo menos, teniendo en cuenta la experiencia adquirida del “sensei” evitar equivocarse en las elecciones que uno toma.

Apendice del escrito.

Sensei (先生, Sensei?) es el término japonés que designa a un maestro o a un doctor. Fuera de Japón se emplea, sobre todo, en el mundo de las artes marciales y en la cultura otaku. Literalmente sensei significa “el que ha nacido antes”, a partir de los caracteres kanji sen (先, antes?) sei (生, nacer, vida?).

Según los japoneses tradicionales se le denomina así porque la única diferencia que hay entre un alumno y un maestro es que este simplemente ha nacido antes y por eso puede enseñar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s