El tiempo.

Ayer por la noche necesitaba, buscaba, un tema para escribir; no encontraba, pedí ayuda: “escribí sobre el tiempo,” me dijeron y eso hare.
El tiempo, esa línea infinita, que ha existido desde siempre y por siempre existirá. El tiempo es, para hablar “matemáticamente,” la suma del pasado + el presente + el futuro. El tiempo es una de esas cosas que no pueden controlarse. Algunos pensaran que, por llevar la hora en el reloj, lo pueden controlar pero no es así, solo lo pueden medir y, paradójicamente, durante un lapso de tiempo.
Mientras yo escribo, mientras tú lees, el tiempo sigue transcurriendo y cada minuto que pasa es un minuto que muere y, al igual que los seres humanos, no regresa de la muerte. Por eso intento que esto que lees no sea una pérdida de tiempo, no quiero que ni tu ni yo matemos minutos que no se recuperan en algo sin sentido.
Descompondré, en el siguiente párrafo, el tiempo. Como dije es la suma de distintos momentos: el ayer, el hoy y el mañana o el hace instantes, ahora y luego. El pasado es el tiempo muerto, esos instantes que han pasado; esa cadena de actos y hechos que se suceden antes del presente. El pasado es tiempo muerto. El hoy, el presente, es ese instante, mínimo, que sucede entre el pasado y el futuro. Es el “único momento del tiempo finito,” es el instante –único- que será pasado [y en algún momento fue futuro]. El presente es el [único] instante “vivo,” el que nace, se desarrolla y muere. Por último, el futuro es el tiempo desconocido pero que necesariamente, sabemos, pasara. Es lo que basa la esperanza, es decir, esperamos que algo pase o no, añoramos o no, pero esa es la esperanza, en realidad, eso es el futuro.
Me interesaría, aquí, resaltar una idea que ronda en mi mente, muchas veces he escuchado decir que el pasado, amén de ser tiempo muerto, no es tiempo olvidado o acabado ¿Por qué? Porque en nuestra mente, el ser humano, puede revivir esos momentos, esos sucesos, muertos en el tiempo. El pasado es eterno, es infinito, nadie puede decir que sabe cuál es el minuto cero, el instante preciso, en que “nace” el tiempo. El pasado, como he dicho, puede revivirse lo que significa que, aunque no completamente, el pasado puede ser un presente nuevo en algún momento, solo que a diferencia de ese [presente] pasado puede revivirse en nuestras mentes. No es, obviamente, correcto vivir reviviendo el pasado pero hay cosas, hay momentos, que seguramente querremos revivir y no es justo, por lo menos eso me parce, considerar al pasado como algo que pasó y ya está: paso.
En fin, el tiempo es eso infinito que nos hace entrar en razón, en considerar como cierto, que somos mortales y que nuestro lapso es finito. Un punto en esa línea eterna formada por el pasado, el presente y el futuro.

Anuncios

Un pensamiento en “El tiempo.

  1. Me gusta mucho tu “reflexión” así como tu forma de escribir.
    Sé que no he desperdiciado el TIEMPO que he estado leyendo estas palabras, porque para mí son totalmente verdaderas y te hacen pensar y ver el tiempo de otra manera. 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s