Yo no dudo.

Desde cuándo, que parte me perdí, todo se basa en la confianza. Además, jamás, la he puesto en duda. Si por el solo hecho de no discutir [y entiéndase discutir en el sentido de intercambio y no de pelea] me das la razón qué sentido tiene. A no ser que, luego de todo el razonamiento que hice, al que adheriste, vieras que en ese momento [noche]  era un argumento difícil de refutar. Por las dudas lo que recordare: “invierte los roles, ponte en mi lugar. Si pasara eso al revés está más que claro que tú te enojarías.” Confianza, es ciega, no la he puesto en duda jamás y en ti confió. Lo mismo pido yo [piensa un momento]. Desesperadamente loco, loco estoy. Es insoportable la sensación que invade mis células, todas, una por una. Es terrible sensación, de locura, puede ser, no lo sé. Entre dichos y des dichos, entre argumentos y refutaciones, me das la razón como a los locos, me vengo a enterar anoche. Peor aún la sensación.

Y sí, todo tiene un ¿Por qué? Eso es claro. Hay cuestiones en las que el porqué se deduce sin necesidad de abordar razonamientos y hay otras en las que es necesario un razonamiento [dentro de esta palabra incluyo investigación, estudio, deducciones, etc.]. Hay cuestiones en las que sus porqués se vienen buscando desde hace siglos, y siguen sin encontrarse, lo que no significa que no lo tenga.

(…) Algunos párrafos sobre el amor, que luego uní en los siguientes, dándole un poco de forma. Comencé preguntándome ¿Qué es el amor?, Esta pregunta surge de la nada, así porque si, así de la nada. Pregunto esto porque la verdad es que no sé qué es el amor. ¿Tendría que saberlo? No lo sé, solo sé que no sé qué es el amor. En realidad, lo que no se es cómo explicar el amor que siento. ¿Es necesario saber lo que es el amor para amar? Definitivamente no. Puedo amar y no tener ni idea de lo que es el amor. Otra cosa es no saber cómo amar, pero no tiene nada que ver con saber lo que es amor. Aunque diga que no es necesario saber lo que es amor tratare de dar una definición, una definición que escuche un día y me parece que es correcta: “el amor es una palabra de dos vocales, dos consonantes y dos idiotas”. Esta definición es correcta si estamos en la plena idiotez de nuestras vidas. El amor pone tonto a las personas ¿o no? “Llego el amor” dicen algunos, cuando le preguntas como lo saben te dice “sentí mariposas en la panza”. Por Dios eso es el amor… mariposas en la panza, no señor, eso no es amor.  Es mucho más que eso. Para mí el amor es compañerismo, es saber lo que la otra persona necesita y dárselo en el momento justo. El amor no es más que estar en momentos en que la otra persona necesita que este. Es dar cuando la otra persona necesita recibir, prestar una oreja para escuchar a quien necesita ser escuchado, prestar una mano cuando la otra persona la necesita, estar, fundamentalmente estar. Esto, para mí, es el amor. Todo el mundo buscando el amor, el amor verdadero, ¿podrán encontrarlo? ¿Quién no quisiera amar y ser amado? A quien no le gustaría vivir inmerso en el mundo del amor. Porque no hacer que “Cupido” gaste sus flechas. Porque no hacer del amor una nación… sí, porque no hacer la nación del amor.  El amor sentimiento profundo que a flor de piel se muestra. Amor que eres todo en la vida, amor el único camino a la felicidad. Permite a los desafortunados tomar tu vía. Amor el encargado de la inmortalidad… porque las personas mueren pero el amor siempre esta. Las personas se van y el amor queda. El amor queda prisionero en la eternidad de bellos días, de años pasados que nunca morirán. El amor nunca se va. El amor, no hay nada más exquisito en el mundo que el amor. El amor nos embriaga, el amor moviliza e inmoviliza. El amor calienta donde hace frío. Es posible, con el amor, al odio derrotar. El amor es la esperanza misma, la fe misma, el amor lo es todo. Quien coma y beba del amor vivirá. Quien ame será inmortal, no físicamente –claro está-, será inmortal en sentido espiritual.  El amor es la base de todo lo que se quiera levantar. El amor es lo que produce todo lo que se produce. El amor es eso amor. Amor, amar, ser amado… felicidad. Quien no pueda amar de tristeza morirá, quien no pueda amar se marchitara, nunca florecerá como las flores que se nutren del amor. Quien no quiera amar se condena a la inmensidad de un “mundo subterráneo” de frialdad. Quien no ame, quien no quiera ser amado… oh pobre ese ser que no conozca el amor… pobre de él. Ama, se amado, serás feliz, serás inmortal. Ama, busca a quien amar, encuentra quien te amé y me entenderás. Ama y volaras. Ama y en alegrías te ahogaras. Solo ama.  Cuando el corazón se abre para dar amor lo hace sin pensar. En el amor no hay tiempo para pensar. Todo sucede a gran velocidad. El tiempo parece acelerarse. El amor ha triunfado…  ¿Qué tan importante es el amor? Puedo decir que el amor es el “cáliz de vida”… del corazón. Sufre, agoniza y muere si no bebe del cáliz, se marchita si no le llega amor.  El amor no es un juego, no se puede jugar al amor. Tampoco se puede actuar, solo se siente –o no se siente- pero no se puede esconder. Actuar el amor es vivir prácticamente –por no decir seguramente- muerto. No todos aman de la misma manera y no todos demuestran el amor de igual forma pero todos –sin excepción alguna-  sienten el amor, o no. Uno no puede cambiar la forma en que el otro ama, solo puede sentir el amor que le da. Pero, como dije anteriormente, no todos aman de la misma forma –si se me permite hacer este comentario-, yo estoy seguro y convencido de que no todos podemos amar de igual manera. Si en algún momento de la vida el amor llegara a presentarse, el corazón no tendría otra razón de ser que la de entregarse a ese amor.

Agregare que el amor es un sentimiento que no se percibe por los sentidos, por esos cinco sentidos que nos han enseñado que tenemos, sino que es sentido, perdón por la reiteración de este término, justo por un órgano que no conforma un sentido sino un sistema, el circulatorio, este órgano que se llama corazón. En realidad, nadie en la tierra, tiene claro dónde o como se siente el amor. Pero supongamos que es el corazón, además de permitirnos que todo nuestro cuerpo se mantenga con vida, llevando la sangre oxigenada a cada célula de nuestro cuerpo, nos alimenta el alma receptando el amor. Y dándolo también. Así, sencillamente, expreso lo que opino sobre el amor.

 

Si te preguntas porque no podes callar en los momentos en que tenes que callar es porque el impulso te puede. El no pensar lo que uno dice antes de decirlo puede traer problemas. Hay un dicho que dice “soy esclavo de mis palabras y dueño de mis pensamientos”. Yo pienso que es así. Es una confusión pensar que decir lo que se siente es un error, yo lo veo como una virtud, siempre y cuando uno sepa y pueda hablar conforme a la razón. Está bien que decir lo que uno siente en un momento preciso puede no estar dirigido por la razón, pero ahí está lo virtuoso del acto, poder hacerlo.

Pedir perdón –lo afirmo- nunca es fácil, no está en la naturaleza del hombre pedir perdón [concepción algo negativa del hombre ¿no?]. Perdonar es otra virtud, como toda virtud reconoce un esfuerzo y una repetición en el tiempo. A aquella persona a la que no le cuesta ningún esfuerzo perdonar es un persona virtuosa que ha ejercitado y repetido el acto de perdonar. Otra cosa distinta es el querer que la otra persona entienda lo que decimos, esto conlleva una responsabilidad más grande. Ya que tenemos que ser claros y pensar antes de hablar. No sirve decir algo y tener que agachar la cabeza. Y “perdón” es solo una palabra que por sí sola no hace nada hay que acompañarla con el acto de perdonar. Perdón implica arrepentimiento. “Ojala algún día aprenda a entender a los demás y saber que no todos pensamos igual y actuamos de la misma manera” para esto hay que escuchar y no pensar que el otro está equivocado, sino que debo analizar lo que la otra persona expresa y pensar lo que voy a decir. Es importante no decir las cosas con el solo fin de demostrar que el otro está o no equivocado. Hay que decir las cosas para que la otra persona escuche y que por sí sola se dé cuenta de que está equivocada o no. Es cierto que si todas las personas fuéramos iguales sería una cagada, seriamos clones entupidos sin ningún fin en particular.

No sé si les habrá pasado que en algún instante de la vida sienten que todo sale mal o que están podridos de todo y quisieran irse a la mierda, que la tierra los trague, no sé si les habrá pasado acudir a dios (sea cual sea) en esos momentos en que ya el agua rebalso el vaso.

Cuando a uno le aprietan las pelotas grita pero trata de aguantar, hasta que llega un momento en que deja de gritar para comenzar a gruñir de enojo, de calentura,  y la fuerza sale de algún lado –no sabemos de dónde- y nos aguantamos y cagamos a trompadas al que tiene mis pelotas en la mano.

No sé si le ha pasado, por eso pregunto, que se despiertan una mañana y dicen este va a ser un gran día y a la media hora se dan cuenta de que no va a serlo y que, no suficiente con eso, la jornada va a ser la peor de la vida.

Una vez escribí que estaba madurando y que estaba por hacer un clic, que estaba en proceso de madurar, bueno hoy me di cuenta que aquello que escribí era una cagada y que no hay un proceso de maduración, uno solo crece en el mismo instante en que se choca la primer pared, que digo chocarse debería gritar que el momento en que uno madura es cuando un tren nos pasa por arriba, en ese momento nos hacemos maduros y dejamos de pensar como idiotas que éramos, lindos idiotas que no teníamos ni un problema serio más que ser el último elegido para cualquier deporte.

Bueno así estoy hecho mierda contra mi primera pared, acabo de madurar y me di cuenta que tengo muchas ganas de mandar al carajo a muchas personas. Porque esas muchas personas me rompen las pelotas todos los días.

Me canse de tener que explicar a todo el mundo lo que hago o dejo de hacer, me canse de tener que poner cara de feliz cumpleaños a todo el mundo cuando todo el mundo me mira con desprecio, a la mierda ya me canse y no voy a seguir así, llego el día en que me toco ser, de aquí en adelante,  realmente egoísta y pensar en mí y en mi futuro, que es lo que realmente me conviene o no, que es lo que quiero y que no, basta de hacer caso a personas que no tienen por qué meterse en mi vida, es mía y con ella hago, y haré, lo que se me piante el culo.

Y ahora que he vaciado el vaso para que, nuevamente, se empiece a llenar espero firme que venga el otro tren –o pared, o lo que sea-  firme y que me choque si tiene ganas, acá lo espero y no le tengo ni un poco de miedo – ¡me la banco!- y si me llaga a voltear me voy a levantar para, nuevamente, mandar a todo el mundo a la mierda.

 

Esto es, salvo el principio, una recolección de escritos míos que en este momento me vienen como anillo al dedo. Un desahogo. Al que le guste bien y al que no ¿Qué puedo hacer?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s