La hermosa sensación de caminar a tu lado.

Camino lentamente por la costa de este mar inmenso, las olas golpetean no muy lejos. Descalzo lentamente camino y el sol, no muy alto a estas horas de la mañana, calienta mis pies mojados por saladas gotas y espuma. Camino y el pelo cae sobre mi frente. Llevo puesta esta hermosa camisa, abierta, que con el viento bailotea sobre mi torso. Bella sensación, parecen tus manos acariciándome, el viento me recuerda a ellas. En mi mente una canción tarareo. Puedo sentirlo, es bello. Siento en mi rostro tus manos, suaves, acariciándome. Tu respiración junto a mi boca rememoro. Camino y mis pies siguen mojándose. Algunos pájaros vuelan y parecen hacerlo al ritmo de mi mudo tarareo. El sol sigue subiendo y cada vez calienta más. Querida quisiera estés a mi lado, caminando tomados de la mano. Veo tu imagen a lo lejos, caminas hacia mi; descalza también, con un hermoso vestido blanco, casi transparente, puedo ver tu piel. Tu pelo, con el reflejo del sol, amarillo. Tus ojos, hoy, verdes me encandilan y estiras tus manos y ahora en mi rostro la sensación se completa. Me tomas la mano, caminamos juntos. Tu delgada silueta se balancea junto a mi. Tengo la sensación de volar, en estos momentos un arco iris hace precioso el instante. El cielo azul pincelado con blancas nubes nos cubre por encima. Me tiras sobre la blanca arena y besas mi cuello. Puedo sentir tus labios, húmedos, suaves, sobre mi piel. Cada parte de mi dice quiero tenerte. Tu vestido, en el suelo, con el viento flamea y permite mostrar tus bellas y delgadas piernas que me enloquecen. Tiernamente se enredan con las mias y la sensación ahora es de placer. No quiero que termine nunca. Tomamos una decisión sin consultarnos, nos desnudamos en esta playa y hacemos el amor muy lentamente, sintiendo cada parte de nosotros en el otro. Hacemos el amor tiernamente. Respiras suave pero profundamente, siento el aire salir de tu boca. Tu bajo mi cuerpo te mueves suavemente, es hermoso. Luego nos volteamos y mirando los dos el cielo, tu cabeza sobre mi pecho y tus manos sobre mis costillas nos decimos hermosas palabras en silencio. Eres mi amada, mi única y siempre amada. Caminemos por estas costas por siempre, nunca sueltes mi mano. Siempre caminare a tu lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s