Me quedo con los buenos momentos

¡¡¡Me rio!!! Ja, jua, ja jua… o como sea que se imita el sonido de una risa en palabras o letras –onomatopeyas-. ¿Por qué? Es buenísimo, acabo de pensar lo siguiente: cuando alguien se separa de otra persona, con la que estaba, haya o no amor, o los una lo que sea que los una, al separarse, bien o mal, llega un momento que uno pensando en positivo dice: “me quedo con los buenos momentos vividos”. Extendamos esto a todo, no ya solo a una relación, en general (nunca falta el raro que desentona, ese que se hace llamar el distinto) uno se queda con los buenos momentos y de eso me rio… ¿Por qué? Simple porque no haberlo hecho antes, porque no haber dejado pasar lo malo en el mismísimo instante en que se sucedía para quedarse solo con lo bueno y así no sufrir o lo que fuere que eso malo produciere. ¿Se entiende? Porque dejar para el futuro esa grata sensación de “solo lo bueno”, un constante placer de cosas bellas sin nada malo… a que persona se le ocurriría ser tan masoquista y sufrir por lo malo si tiene la capacidad de dejar eso de lado … pero, ja, años después. No tiene sentido y de eso me rio.

Como los consejos que uno escucha de sus MAYORES, obviamente, ellos han vivido antes –mucho antes- que nosotros, como nosotros ya le vamos ganado la carrera a esos niñitos chiquititos (¡Basta de ITOS¡), tanto esos mayores como nosotros vamos cometiendo, si se quiere, errores, otros diran experiencias, otros cosas bellas, buenas o malas, etc., en fin viviendo y llegado el momento de aconsejar a alguien –lo pida o no- ¿que hacemos? Tomamos una experiencia propia que se asemeje al caso de este, nuestro amigo (tengamos la delicadeza, de por lo menos, aconsejar a un amigo –aceptando que la amistad existe, cuestión que no discutiré aquí.-), esa experiencia que a simple vista es igual, porque ya alguien son dejo, nos engaño, nos abandono, nos decepciono, algún familiar o conocido ya murió, alguna vez desaprobé algo, en resumidas cuentas, la vida ya me pateo alguna vez con la misma intensidad con la que parece haber pateado a mi interlocutor, y aquí comienza lo… mmm… nose como llamarlo, pongamos “ataque inconsciente de positivismo superador capacitador para la expresión de consejos”; o, a mi me paso no es tan grave, ahora hace tal o cual cosa; o, lo que es peor, hablar como si a uno le hubiere pasado tal cosa, proponer una solución idealmente utilizada y darle a esta solución la real efectividad pensada. En algunos casos usamos la analogía, que no sería del todo mala, en otros inventamos lo que tampoco es del todo malo. Solo me da gracia como el auto convencimiento de que todo esta bien sirve luego de unos años para recordar con buenos ojos las cosas que a uno lo hicieron sufir.

Y todo empezó con una novela que aunque no se  basen en la realidad sus diálogos y hechos son pura coincidencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s