Falucho

Volviendo a un viejo habito… ¡E-S-C-R-I-B-I-R! recordando una “vieja” mascota ¡F-A-L-U-C-H-O!

Tuve entre mis manos sus sintéticos pelos, como lo tengo en el  recuerdo, marrón y negro el cuero de aquel obediente cachorro… Falucho, llevaba por nombre y así, simplemente, lo llamábamos, no seguía nuestros pasos, claro que no,  pero siempre bajo su atenta guardia estábamos. Lo rodeaban exóticos animalitos de diferentes razas, especies y tipos, aunque, compartían naturaleza. Y su hábitat rosa acolchado, en las alturas de la cama de dos pisos.

Cuando ausentábamos el extrañaba las caricia que se le proporcionaban y si uno solo quedaba faluchoeran buen compañía sus suaves y peludas patitas. Si habré tomado café junto a ti, frente a esa compu y bajo ese estante abarrotado de libros que leíamos y no.

Cuanta falta Falucho y tu plaquita plástica que nada decía. Ahí donde iba el contacto por si te extraviabas, donde tus dueños figuraban, no había nada, adivinación tal vez del incierto futuro.

Donde andarás Falucho, donde andarás; quien o quienes serán tus dueños. Espero estés bien Falucho y que me recuerdes. Recuérdame Falucho, mi obediente cachorro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s