Aquellos viejos circulos

Me encontraba leyendo un libro que si no me hubiera sido regalado seguramente nunca leería. Un enfoque  un tanto extraño, en realidad, mas que el enfoque el objeto de “estudio” de ese libro que era (es) un conjunto de personajes que creo entender no han sido ni debidamente reconocidos ni aun superficialmente conocidos por el pueblo Argentino. Me refiero solo a estos nacionales puesto que dichas personalidades han influido en su mayoría, aunque discrepo ideológicamente con varios de ellos, positivamente en el desarrollo de su historia.

Lo que me impacto fue leer en breves compendios la rica historia de cada uno de ellos pero me transporto a un viaje que me genera cierta “intranquilidad” no es esta la palabra correcta pero entiéndasela como inquietud. Me obligo a realizar el siguiente razonamiento: América si la pensamos dentro del el mundo es, si se quiere, el último gran descubrimiento del hombre con importantes consecuencias, me refiero a descubrimiento sin connotación científica –aunque probablemente también la tenga-, al hallazgo de un lugar significante, a una extencion de tierra virgen,  fue en el año 1492 que Cristobal Colon desembarco en América, en estas inhóspitas regiones. Evitare el debate de la preexistencia de culturas, las que había claramente pero de no haber sido por Colon no htiempo1ubiera existido o no de esta forma el devenir de acontecimientos.

Mientras que América “nacía” en ese siglo XV ya el viejo mundo cargaba buena cantidad de historia sobre sus espaldas. Durante todos esos años hasta el siglo XIX si bien hubo hechos importantes, aquí, no lo son tanto para lo que me llevo a razonar aquel libro. El nacimiento dentro de este “nuevo continente” de la Nación Argentina hace nada menos, en realidad, nada más que siglo y medio  me produce una sensación de envidia respecto a las tres generaciones antepasadas o para que sea más visible y no tan inconsistente respecto a las personas que han vivido durante los 100 o 150 años que me preceden. Creo que los avances tecnológicos han ayudado en infinidad de aspectos y han beneficiado en campos tan sensibles como la medicina pero han hecho que el hombre se sociabilice de una forma un tanto aislada. El contacto que uno tiene con los personajes que hacen historia es cada vez mas lejano y eso es lo que envidio a las generaciones pasadas.

Un día escuche que no hay envidia sana y probablemente sea eso cierto pero es envidia lo que siento por aquellas personas que han podido mantener contacto con los que han formado este país. Piénsese , por ejemplo, que el primer presidente electo democráticamente en sufragio libre, obligatorio y secreto, bajo la denominada Ley Sáenz Peña fue en el año 1916, Don Hipólito Yrigoyen y de eso hace, este año, cien años, mis abuelos nacieron bajo su presidencia. Para mi ese mítico caudillo es muy importante y mis generaciones pasadas lo tuvieron tan cerca. Lo mismo en el deporte, la cultura, educación, salud y tantos otros campos, donde se desempeñaban los que hoy consideramos  hacedores de “todo eso”. Supongo, sin embargo, que en su época nadie los vería como lo veo yo pero estaban ahí, era caudillos, representantes, eminencia, conocedores, en fin, destacados. Poetas, actores y escritores que por poco conocidos que fueren eran nombrados había círculos y círculos y todos conocían, por lo menos su existencia, hoy en día al existir tanto exceso de facilidades para comunicarnos, para expresarnos , existe cada vez menos llegada, paradójicamente, menos comunicación.

Voy a retomar, para finalizar, esa ultima idea. Es cierto que hoy en día quien tenga algo que decir puede decirlo sin mas. Existen innumerables caminos y medios de comunicación accesibles a todos sin importar la capacidad económica, social o cultural. Y repito a todos ya que por mas que se piense que exista determinado grupo al que se oprime o censura existe también otro grupo que en defensa de ellos saldrá a gritar a los cuatro vientos esas injusticias. Pero mas allá de ese pregonar de derechos las personas tiene la posibilidad como nunca de expresar sentimientos a través de poesías, cuento, novelas o ideas, noticias, en tantos formatos diferentes que puede considerarse que la población mundial esta invadida de información que no maneja y no quiere manejar. La tendencia actual es eliminar toda la mayor cantidad de información que nos llega para dejar la mínima e indispensable cantidad de datos posible. Por lo que a mayor medios y posibilidades menor comunicación existe. Esta idea espero desarrollarla en otra oportunidad puesto que si sigo nadie terminara de leer este post, espero, sin embargo, dejar la inquietud.

Ahora si para terminar recordar esa sensación que tengo de nostalgia por el pasado que nos acercaba mucho mas con todos por mas que los medios fueran lentos, ineficientes o trabajosos. Imagínese enviarle una carta al mejor corredor de autos del país, esa carta tardaría semanas pero probablemente recibiríamos una respuesta; en cambio,  hoy envíele un mail al mejor corredor del mundo le llega en cuestión de segundos pero ese correo es filtrado, en muchos casos, a la papelera directamente por lo que la respuesta no llega nunca. No hay que pensar que el “progreso” vivido sea enteramente bueno. Los últimos 40 años han sido muy, demasiado, vertiginosos y llegamos al vértice de la paciencia y veo –creo ver- un retroceso necesario de ciertos medios o formas que intentan recuperar la comunicación que por exceso hemos perdido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s