Me gusta lo que me gusta que me gustaría…

No descubrí la pólvora, eso dirá mi esposa, pero he caído en la cuenta –sino lo he hecho P1050819antes ya- que tengo una capacidad no del todo rara ni del todo mala. Existe en la naturaleza un animalito (reptil sino yerro) el camaleón que por motivos de defensa su piel cambia de color por lo que en cierto punto me identifica bastante. No creo, sin embargo, que esta sea la analogía que plasme exactamente lo que me pasa y caracteriza, veremos luego.

Resulta que,  como habrán visto quienes recorran el blog, subí un vídeo de Los Palmeras, con su tema Olvídala, y lo subí dos veces, no solo eso sino que mientras escribo este post escucho una y otra vez el mismo tema. Esto hizo que me pusiera a pensar porque me obsesiono tanto siempre con algo por un plazo perecedero, es cíclico pero rara vez los ciclos se repiten.  Los últimos cinco años se pueden resumir en las siguientes etapas –mejor que ciclo, porque caigo en la cuenta que el ciclo implica ir y volver y no siempre se da así en lo que acontece- Longboarder –me regalaron el long, practique lo suficiente como para hacer algunos tricks-, Skateboarder –compre un skate con lo que gane en la ruleta, idem el long-, compre un Skinboard –no pude utilizarlo pues no hay agua donde vivo-. Luego de esta etapa skater sucedió la de percusionista, como siempre el primer objeto me lo regala mi esposa, me hice de un Bongo, aprendí el toque básico, luego compre un Cajón Peruano, lo mismo, lo básico, Guitarra idem anterior, saque al menos dos canciones. Después de esta parte de expresión y deporte se me dio por la supervivencia, arme mi mochila de campamento por si de algún modo sufría alguna emergencia o era victima de una guerra o ataque zombie, prepare botiquín de primeros auxilios en cantidades abundantes, conseguí y compre linternas, pilas, radios, comida desecada –como en Argentina la legislación de armas es engorrosa evite comprar armas de fuego- comencé con la parte defensiva y compre navajas y cuchillos, también en cantidad, luego por las navajas de marca Victorinox y su familia -en este momento ando siempre con, por lo menos, dos en los bolsillos-.

Entre tanto mantuve por tercer año el gusto por los Bonsai (van bien, gracias por preguntar) pero no con el mismo impulso que al comienzo. Tuve una breve racha de horticultor, luego fue adicción al Instagram y twitter, luego (dos meses) borre las cuentas. Un ataque vintage quería todo antiguo (de mis años de joven) walkman y casette, algunos discos de pasta, radios viejas, Noblex Carina y Spica, entre otras. Mantuve el gusto por la radioaficion sin adquirir equipos para hacerlo, salvo los cinco (¡¡si!! cinco) que compre de Banda Ciudadana y tengo a medio instalar. Después de eso me agarraron unas ganas terribles de formar parte del Opus Dei, leí, subraye y practique por tres semanas los libros y enseñanzas de Jose Maria Escriva, seguido por un politeísmo al mejor estilo greco-romano, influido por la lectura de una biografía de Alejandro Magno y algunos libros de filosofía.

Notable es la música y la lectura; es impresionante como mis gustos cambian pero aceleradamente, voy y vengo, aquí si suelo repetir. Como siempre la lectura de Autoayuda y autocontrol, con algunos libros de Gurues empresariales, para luego volver a la filosofía, pasando por la política para terminar en biografías de políticos Radicales (UCR) con un pequeño paso por la literatura latinoamericana que como siempre me aburre enseguida. Este ultimo a trimestre agregue novelas policiales en las  que no había incursionado nunca y me han gustado mucho. También sume la lectura de libros digitales ya que, una vez mas, mi esposa me regalo el E-Reader Kindle de Amazon  y me voy acostumbrando de a poco.

Por ultimo la música, este ultimo mes (¡si en un mes!) pase por tres diferentes etapas, con base,  desde hace unos cinco años, de Reagge, la primera, de música clásica, pero de la buena, escuche sinfonicas, filarmonicas –aprendí la diferencia entre una y otra-, Mozart, Beethoven, entre otros que ya no me acuerdo!!!. Pasamos luego a la etapa de música zen, relajación, cuencos tibetanos, música y sonidos de la naturaleza, muy buena me encanto. Pero, para terminar el mes bien arriba, y enganchando con el comienzo de este post, un tema atrás del otro de cumbia santafesina, Los Palmeras en su máximo esplendor, una y otra vez, Olvídala, Lo que quiere la Chola, Suavecito y el mítico Bombón Asesino. Un constante ir y venir, la imposibilidad de definirme en gustos y estilos me tuvo por mucho tiempo preocupado pero ya no. Me adapto como el camaleón gracias a esa indefinicion.

(fuente de la imagen: http://divagandodivagando.blogspot.com.ar/2015/09/open-house-2015-londinium-abre-sus.html)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s