Aun te extraño por extraña que me seas

Caminaba por la obscura calle. Era una noche cerrada donde los faroles no tenían fuerza. No tenía miedo pero tampoco la tranquilidad suficiente como para caminar normalmente, sentía una presencia tras de mí, un algo, mejor dicho, un alguien que venía sobre mis pasos evitando hacer ruidos que llamaran mi atención. Sigue leyendo

El tren de las oportunidades.

En el anden del “Tren de la única vez” estabas parada para despedirme –hábil plan- me acerque y tu abrazo fue una trampa… una que evito que lo abordara.pasion

Choque espiritual

Tu espiritualidad, mientras nos cruzamos en aquella intersección, choco con la mía y se unieron solo por un instante,  lo suficiente para amarse eternamente. Un instante que duro lo que el choque pero aún se extrañan.

El ciclo de la vida

Sobre las tejas las gotas se estrellan.

Me recuerdan el ciclo de la vida: nacemos, caemos, nos estrellamos, morimos, rodamos hasta la tierra, nos “evaporamos”, nacer…

Lastima que no somos transparentes como las gotas.