El tren de las oportunidades.

En el anden del “Tren de la única vez” estabas parada para despedirme –hábil plan- me acerque y tu abrazo fue una trampa… una que evito que lo abordara.pasion

Patologías de un ser social que no quiere serlo.

Hay miles de cosas que se pueden hacer en nuestra corta existencia pero hay millonesAngustia que no. Con esta idea  comencé este día que, lejos de ser uno más, es un día pésimo.  Sea por las sucesión de hechos inesperados que me han atacado injustamente, sea por el pesimismo que me invade ahogando cualquier signo más (+) en mi alma. Es de vacío la sensación, de pena el sufrimiento y de agotamiento mi poca voluntad. En algún rincón de mí, sin embargo, existe esa voz suave que dice: “Levántate… Sigue leyendo

Párrafos sinceros

Como el escritor desahuciado que va haciendo de su obra una montaña de “basura” junto al cesto.

O, como las obras de los grafiteros o muralistas que estáticas en murallas se van superponiendo.

O, como el fotógrafo que va quemando uno a uno sus negativos tras inmortalizar una imagen en el olvido.

Así han quedado tus escritos y los míos, los últimos, los peores, los de odio, esos que hablan de lo peor de los dos.

Sin vueltas, sin rodeos, párrafos sinceros, los más sinceros que leo.

Solo un sentimiento (desempolvando viejas añoranzas)

Es una constante que en todos los viajes que realizo los distintos “acentos” se me “peguen”. Es decir, voy a Córdoba y retorno hablando cordobés, voy a Salta y retorno hablando salteño y así a todos los lugares que voy. No se porque me pasa esto pero sucede y no lo puedo evitar.
Sigue leyendo