El tren de las oportunidades.

En el anden del “Tren de la única vez” estabas parada para despedirme –hábil plan- me acerque y tu abrazo fue una trampa… una que evito que lo abordara.pasion

Anuncios

El ¿por qué? de todo esto… (ya que pocos entran a la pagina)

184_porque¿Porque? que linda pregunta; ¿porque llego alguien hasta aquí? y podríamos hacer muchas otras preguntas que comiencen con porque… pero, y nuevamente ¿Por qué?, Por qué no comenzar por ¿Quién? Obviamente no escribe ningún canguro y mucho menos soy yo el de la foto, sin embargo, desde hace muchos años  he adoptado ese nombre como apodo y solo yo me llamo de esa forma –el resto del universo me llama por mi nombre-, lo que carece de todo sentido ya que los apodos los pone el mundo y no uno mismo para llamarse en la intimidad como quisiera que lo llamen en realidad. Sigue leyendo

Falucho

Volviendo a un viejo habito… ¡E-S-C-R-I-B-I-R! recordando una “vieja” mascota ¡F-A-L-U-C-H-O!

Tuve entre mis manos sus sintéticos pelos, como lo tengo en el  recuerdo, marrón y negro el cuero de aquel obediente cachorro… Sigue leyendo

Te presto un corazón

¡Eh! –Grito desde el pórtico- ¿Por qué robas mis flores?

No, no las robo, las tomo prestadas para no devolverlas nunca –Replico con dulce voz-.

Sigue leyendo

Párrafos sinceros

Como el escritor desahuciado que va haciendo de su obra una montaña de “basura” junto al cesto.

O, como las obras de los grafiteros o muralistas que estáticas en murallas se van superponiendo.

O, como el fotógrafo que va quemando uno a uno sus negativos tras inmortalizar una imagen en el olvido.

Así han quedado tus escritos y los míos, los últimos, los peores, los de odio, esos que hablan de lo peor de los dos.

Sin vueltas, sin rodeos, párrafos sinceros, los más sinceros que leo.