Te presto un corazón

¡Eh! –Grito desde el pórtico- ¿Por qué robas mis flores?

No, no las robo, las tomo prestadas para no devolverlas nunca –Replico con dulce voz-.

Sigue leyendo

Anuncios