Aun te extraño por extraña que me seas

Caminaba por la obscura calle. Era una noche cerrada donde los faroles no tenían fuerza. No tenía miedo pero tampoco la tranquilidad suficiente como para caminar normalmente, sentía una presencia tras de mí, un algo, mejor dicho, un alguien que venía sobre mis pasos evitando hacer ruidos que llamaran mi atención. Sigue leyendo

Anuncios