Me gusta lo que me gusta que me gustaría…

No descubrí la pólvora, eso dirá mi esposa, pero he caído en la cuenta –sino lo he hecho P1050819antes ya- que tengo una capacidad no del todo rara ni del todo mala. Existe en la naturaleza un animalito (reptil sino yerro) el camaleón que por motivos de defensa su piel cambia de color por lo que en cierto punto me identifica bastante. No creo, sin embargo, que esta sea la analogía que plasme exactamente lo que me pasa y caracteriza, veremos luego. Sigue leyendo

Estancado en el banco de la plaza.

Sentado en el viejo banco de la plaza repasaba su vida, mientras esta seguía pasando… llego el punto en que el repaso le fue vida y murió recordando.

Choque espiritual

Tu espiritualidad, mientras nos cruzamos en aquella intersección, choco con la mía y se unieron solo por un instante,  lo suficiente para amarse eternamente. Un instante que duro lo que el choque pero aún se extrañan.

Patologías de un ser social que no quiere serlo.

Hay miles de cosas que se pueden hacer en nuestra corta existencia pero hay millonesAngustia que no. Con esta idea  comencé este día que, lejos de ser uno más, es un día pésimo.  Sea por las sucesión de hechos inesperados que me han atacado injustamente, sea por el pesimismo que me invade ahogando cualquier signo más (+) en mi alma. Es de vacío la sensación, de pena el sufrimiento y de agotamiento mi poca voluntad. En algún rincón de mí, sin embargo, existe esa voz suave que dice: “Levántate… Sigue leyendo